viernes, diciembre 15, 2006

El Problema de la Física

Espero que nadie se tome a mal que recomiende un libro de divulgación sobre Física, pero creo que The Trouble with Physics merece ser leído. Su autor es Lee Smolin, físico teórico, especialista, entre otras cosas, en gravedad cuántica.
El libro explica el atolladero en que se ha metido la Física teórica con la aclamada teoría de las cuerdas. En esta teoría, las partículas elementales se representan como entidades de una sola dimensión que habitan dentro de un mundo con diez, once o incluso veintiseis dimensiones. Precisamente, la necesidad de añadir tantas dimensiones siempre me pareció un desvío en el camino a una explicación más profunda de la Física. Antes de pasar por la universidad, mi interés principal era la Física, que aprendía a mi aire, de manera autodidáctica. En algún momento, llegué a la conclusión por cuenta propia que, para añadir la gravedad al esquema cuántico, era necesario un formalismo matemático en el que el número de dimensiones no viniese dado de antemano, y se me ocurrió buscar en la Informática la preparación que necesitaba para ello. Por eso estudié Informática y no Física... y me equivoqué, por supuesto, de profesión. Luego la teoría de las cuerdas fue haciéndose más y más popular. Me consolé pensando que, en definitiva, mi idea era sólo la intuición de un aficionado, y que si el Universo se explicaba mejor mediante cuerdas, ¿qué se le iba a hacer?
Desde entonces, la teoría de las cuerdas se ha ampliado y se ha retocado... pero sigue sin haber una prueba experimental de la misma. Más bien, se da una situación muy extraña: un experimento refuta una predicción de la teoría, pero hay abundancia de parámetros en la misma. Alguien mueve un poco los diales... y paf, nueva versión de la teoría que pasa la criba, aunque sin aportar nada nuevo. Como resultado, han empezado a oírse voces disidentes, como la de Roger Penrose, cuyo libro The Road to Reality recomiendo sin reservas.
En "The Trouble with Physics", Smolin presenta también algunas alternativas para la fusión entre Relatividad General y Mecánica Cuántica, entre ellas las spin networks y la loop quantum gravity.

9 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Eso es porque que eres un "gravitacionero" como Einstein.

¿Te has planteado alguna vez escribir un libro acerca de estos temas? Si lo haces y lo publicas, puedes contar con un comprador.

lunes, diciembre 18, 2006 6:55:00 p. m.  
Blogger Ian Marteens said...

:) Un libro no sé, pero una película es bastante posible... en el sentido de que lo que estoy buscando ahora es una forma de "explicar mejor". Pero el coste de producción de estas cosas es todavía muy alto.

Me estoy planteando incluso tantear a productoras de televisión para redactar los guiones de series sobre programación, bases de datos y esas cosas. La idea la tengo muy clara. El coste es lo que fastidia todo: no por la herramienta, porque eso no es nada, sino por el tiempo y la mano de obra. Y al final, el tiempo cuesta tanto como complicada sea la herramienta de generación de imágenes.

lunes, diciembre 18, 2006 11:25:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Prueba con la BBC, Caminando entre interfaces. Suena bastante bien.

martes, diciembre 19, 2006 9:32:00 a. m.  
Blogger Ian Marteens said...

Je, je, je...

martes, diciembre 19, 2006 2:36:00 p. m.  
Blogger Ian Marteens said...

La verdad es que había pensado amenizar los vídeos de pantallas con un pingüino animado, que asomase la cabeza de vez en cuando por los bordes, y dijese cosas como "Linux rulez!" con acento escandinavo. Y que le ocurriesen percances, como que le cayese un botón en la cabeza. O que se cerrase la ventana con la cabeza fuera y el cuerpo dentro. Pero después pensé en lo que dirían las protectoras de animales y abandoné la idea. Además, el único compañero de aventuras que se me ocurrió para el pingüino era una especie de flequillo enorme sobre dos patas diminutas.

martes, diciembre 19, 2006 2:42:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

mejor "El señor de las Dll's"

martes, diciembre 19, 2006 4:23:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Curioso.
Yo hice el camino inverso, primero estudie Física y durante la carrera, trabajando con ordenadores, me aficioné a la informática. Luego, ya trabajando, estudie informática y cambie de trabajo (a programador), pero todavía me interesan los quarks, los gravitones y esas gaitas.

jueves, diciembre 21, 2006 11:33:00 a. m.  
Blogger Ian Marteens said...

Somos muchos, en un sentido o en el otro. Tengo en mente ahora a un amigo y colega de profesión, que me sorprendió hace poco con lo que sabe sobre Física (entre otras cosas).

A eso, súmale todos los informáticos que tocan la guitarra o el teclado, y muchos con muy buen nivel. Tengo la teoría que un buen cerebro es como una buena CPU: una herramienta de propósito general. Si la vida no te ha tratado demasiado mal, y te ha dejado algo de tiempo libre, es normal hacer algo más de lo que se espera de nosotros.

"Un ser humano debería ser capaz de cambiar un pañal, planear una invasión, carnear un cerdo, navegar un barco, diseñar un edificio, escribir un soneto, hacer el balance de una cuenta, construir una pared, acomodar un hueso, confortar a un moribundo, aceptar órdenes, dar órdenes, cooperar, actuar solo, resolver ecuaciones, analizar un nuevo problema, palear estiércol, programar una computadora, cocinar un plato delicioso, pelear con eficiencia, morir con gallardía. La especialización es para los insectos."

Robert A. Heinlein

jueves, diciembre 21, 2006 2:29:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Ya veo que entre tus intereses también está la literatura, y aunque algunos se horrorizarán al incluir a Heinlein en "Literatura", yo disfruté como un enano de Tropas del espacio.

viernes, diciembre 22, 2006 11:17:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home