sábado, abril 19, 2008

El Pollo de Skinner

Serie: Los N Pecados Capitales

Burrhus F. Skinner fue un famoso psicólogo estadounidense, mundialmente conocido por sus trabajos en la escuela conductista; aparte de lo anterior, y sin menoscabo de lo dicho, fue también un redomado cabrón (y que me perdonen sus descendientes y herederos). No es éste el momento de explicar el adjetivo, sin embargo. Sólo quiero contar uno de sus muchos experimentos.
La Danza del Pollo de SkinnerSkinner puso un pollo frente a una caja que, de manera totalmente aleatoria, recompensaba al animalito, de cuando en cuando, con una golosina. El minúsculo cerebro del ave, no obstante, intentaba establecer una relación causa/efecto entre sus acciones y las recompensas. Si los pollos hablasen, ésta sería una posible transcripción de sus pensamientos:
¡Vaya, se ha abierto la caja! ¡Y qué gusano más sabroso había dentro! Veamos, ¿qué estaba haciendo cuando se abrió la caja? Entonces movía el cuello, de arriba a abajo. Repitámoslo. Arriba. Abajo... Nada, recórcholis... ¡espera, se vuelve a abrir! Gulp... Parece que si levanto una pata en el segundo movimiento, funciona. Ahí vamos... Espera, debo haberlo hecho mal. Corrijamos el movimiento de la cola... ¡Abrete, maldita seas!
Los pollos de Skinner terminaban elaborando complicadas danzas con el propósito de influir en la apertura de la caja de las golosinas. A pesar de todo, la caja se abría por motivos completamente distintos...

Muchos programadores y analistas se comportan como los pollos de Skinner. Se enfrentan a sistemas complicados, cuyo funcionamiento no conocen a fondo. Tras mil peripecias, logran que la aplicación funcione, pero atribuyen la causa del correcto funcionamiento a factores equivocados. Y el toque de brujería termina transformándose en un Principio, con mayúsculas, que todo recién llegado debe acatar, so pena de terribles torturas.
¿A santo de qué cuento esta historia? No sea mal pensado: estaba recordando algunos casos pintorescos que he conocido como consultor, y se me ocurrió recopilar algunos de los patrones, o más bien antipatrones, que son frecuentes en este mundillo. El primer antipatrón que me ha venido a la mente es el del Pollo de Skinner. Pero habrá más...

Etiquetas:

10 Comments:

Blogger Barullo said...

Ian: soy mal pensado. Pensé que te referías a algunas de las miles de metodologías que están dando vuelta.
¿Vas a aclararlo en los próximos posts?

Me gustó tanto el relato del pollo, que lo copié en mi blog (citando la fuente, por supuesto), aunque aplicándolo a otra situación.

sábado, abril 19, 2008 7:39:00 p. m.  
Blogger Quijote said...

Nada más cierto, Ian. Siempre es refrescante leer tus alcances y análisis de diversos tópicos en este, tan transversal mundo de la informática. Mis saludos, desde Chile.

domingo, abril 20, 2008 4:55:00 p. m.  
Blogger Alfredo Novoa said...

Es cierto que las personas se comportan muy a menudo como los pollos esos, pero eso no es un antipatrón.

lunes, abril 21, 2008 2:30:00 a. m.  
Blogger Rox said...

Pero, ¿lo de los pollos esos no es la tan usada técnica de "prueba y error"?.

Los humanos la llevamos aplicando desde tiempos inmemoriales ¿no?

Lo sorprendente del estudio supongo que es que los pollos han conseguido llegar a nuestro nivel ...jajajaja

miércoles, abril 23, 2008 10:51:00 a. m.  
Blogger Alfredo Novoa said...

Rox, es la "técnica" de prueba y error pero mal utilizada.

Lo sorprendente es que mucha gente no ha conseguido llegar mucho más lejos que los pollos.

Lo primero que me vino a la cabeza después de leer lo de los pollos fue la OO.

miércoles, abril 23, 2008 12:29:00 p. m.  
Blogger Barullo said...

Alfredo: a vos se te ocurrió la OO?
A mí, las danzas para pedir la lluvia, los ritos religiosos y los rezos.

miércoles, abril 23, 2008 6:05:00 p. m.  
Blogger Alfredo Novoa said...

Se me ocurrió la OO por que este es un blog de programación.

Respecto a los ritos religiosos pues es evidente. Hace poco leí un libro de Carl Sagan que decía que la religiosidad seguramente está localizada en la parte reptiliana de nuestro cerebro, que compartimos con los pollos.

miércoles, abril 23, 2008 6:14:00 p. m.  
Blogger SHArQ said...

Magistral como siempre, Ian.

Y yo sí aplicaría estas historias a algunas metodologías, y no sólo a los patrones. Evidentemente, es una opinión totalmente subjetiva, todo aquel que le gusta CMMI tiene razón, y al que le gusta Scrum, también...

Me imagino que debe haber algun vínculo entre llamarse Skinner y ser un cabr*n, jejeje...


Saludos

viernes, abril 25, 2008 10:20:00 a. m.  
Blogger Alfredo Novoa said...

sharq, las metodologías son un ejemplo muy bueno. Mucha gente sigue rituales extraños y a veces ridículos de metodologías en lugar de analizar que ideas buenas se pueden extraer de ellas para cada caso en concreto

viernes, abril 25, 2008 1:30:00 p. m.  
Blogger Daniel Cázarez said...

Ian.

Siempre te leo, jamás había participado, pero hoy, me sentí tan identificado que... no pude evitarlo.

Me siento así(como el pollo) en un proyecto que estoy desarrollando ASP C#.net.

A pesar de haber realizado un muy buen analisis y diseño (creo), finalmente no le pego a como presentar(usabilidad) la información. Se me secaron las neuronas y definitivamente ya no me salen ideas y ... ni la danza ha funcionado jejeje.

Saludos desde Gdl, Mx.
Daniel.

sábado, abril 26, 2008 5:54:00 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home