sábado, noviembre 01, 2008

El escarabajo pelotero

Serie: Los N Pecados Capitales

El Escarabajo Pelotero de MierdaAlgunos sostienen que fue Aldous Huxley; la mayoría cree que fue J.B.S. Haldane, pero es también posible que se trate de una anécdota apócrifa. Cuentan que un teólogo victoriano preguntó a Haldane, biólogo de profesión, si podía deducir algo sobre Dios a partir de su huella en el Universo. La respuesta fue: "no sé, quizás una desmedida afición por los escarabajos".
Puede que Dios ame a los escarabajos, pero lo que es seguro es que algunos escarabajos han sido adorados como dioses. El escarabajo pelotero (Scarabaeus sacer) es una especie de cucaracha acorazada que se pasa el día entero recogiendo mierda y amasándola en forma de pelotitas. Es un verdadero comemierdas, porque se alimenta de esa misma materia prima, e incluso deposita sus huevos dentro de las bolas de estiércol para su incubación.
Los egipcios, que para algunas cosas había que darles de comer aparte, observaron a los pequeños escarabajillos saliendo de su incubadora de mierda y dedujeron, los muy listos, que el bicho se autoenterraba en porquería para luego renacer, como ave fénix... aunque algo más pringada. Compararon la faena cotidiana del escarabajo, arrastrando bolitas de caca, con la sagrada misión de Ra, el dios encargado del disco solar. Y añadieron este bicho de mierda a su interminable lista de dioses, diosecillos y otros seres espirituales.
Más tarde, cuando el cristianismo llegó a Egipto, los coptos, que no andaban muy finos con esto de las metáforas, vieron en el escarabajo un símil anticipatorio del sacrificio de Cristo. En algunos libros de la época, se llega a llamar a Cristo el "bonus scarabaeus": el buen escarabajo. Esto es lo que yo llamo una metáfora de mierda...

En Informática, un escarabajo pelotero es el desgraciado que cree que las aplicaciones se escriben acumulando minúsculas pelotitas de mierda, una sobre la otra, de manera progresiva, a la vez que se canta una alegre canción. Hay escarabajos, no obstante, que creen que lo de la canción es opcional. Les va más el chasquido del látigo.
Un buen escarabajo pelotero es un individuo "constructivo", en el peor de los sentidos. ¿Hay que ordenar una lista? Fácil, se dice el insecto. Planta sus pezuñas sobre el primer elemento, y busca el menor de los restantes elementos. Si es diferente del primero, intercambia ambos. Luego pasa al siguiente elemento y repite el algoritmo. ¿Funciona? ¡Pues claro que funciona! Y es que he elegido al ejemplar más inteligente de la especie a la vez que el algoritmo más sencillo. El problema es que nuestro insecto ignora que existe una técnica llamada quicksort, y que a partir de cierto tamaño, su uso se convierte en una necesidad. De manera que ya podemos identificar uno de los síntomas del trastorno:
  • Pobre pensamiento algorítmico
Ahí está el verdadero problema: no se trata de desconocer la existencia de un algoritmo dado, sino de la arrogancia que a veces, por desgracia, viene aparejada con el desconocimiento. Y si un escarabajo se permite ignorar la Algorítmica, no se le ocurra hablarle de estructuras de datos.
El daño que puede causar este angelito depende de lo alto que se encuentre en la jerarquía de una empresa. Imaginémoslo jefe de un proyecto que comienza. ¿Cómo lo haría? La necesidad de resultados inmediatos podría con él... y se lanzaría a rodar bolitas de mierdas, sin importar que el montón de bolitas se parezca más a una pirámide que al castillo que tiene que construir. Ya se encargarán los de marketing de colgar un gran cartel a la entrada de la pirámide que diga: "CASTILLO".
Pero lo peor es que nuestro sujeto es ahora un jefecillo, y ya no tiene que ensuciarse las manos en mierda, porque para eso tiene su equipo. Este es el resultado:
  • Un ciego, para dirigir a videntes, les obligará a vendarse los ojos
Mientras menos información suministre a su equipo, el buen señor se sentirá más seguro. Nadie podrá darse cuenta a tiempo de su ineptitud. Y si la pirámide de bolitas de mierda se derrumba, la culpa siempre será los esclavos.
¿Tiene arreglo un escarabajo pelotero? Todo depende de cuán alto haya logrado reptar. Si el individuo está bajo su mando, hay una sencilla solución: cree un ambiente laboral intelectualmente estimulante. Organice seminarios internos, y haga rotar al ponente. Traiga revistas técnicas y libros a la oficina. El amor propio obra milagros.
Por el contrario, si el escarabajo está o estará por encima de usted en la jerarquía de mando, sobre todo si tiene potestad para interferir en su trabajo... huya. A esas alturas, el buen señor estará convencido de que ha llegado a su posición gracias, precisamente, a lo que él considera sus virtudes (ver el Principio de Peter), y cualquiera que contradiga su estilo, será visto como un enemigo peligroso. Váyase. Déje que su pirámide de estiércol se derrumbe sobre su cabeza. Ya se las apañará para renacer de entre la caca.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger PabloNetrix said...

Hombre Ian!

Qué, renaciendo como...... el ave fénix? :-P xDDDDD

Celebro tu vuelta. En serio. Si no fuese porque me dio por visitar el blog de Freya, me podría haber preocupado. Si hasta le pregunté al inefable Alfredo Novoa por ti, ahora que nos llevamos medio bien! ;)

sábado, noviembre 01, 2008 10:00:00 p. m.  
Blogger Ian Marteens said...

Qué, renaciendo como...... el ave fénix

:) No: regresando como John Frumm. He terminado un proyecto, y vengo con suficientes ideas y ejemplos como para escribir un libro titulado "Cómo no dirigir una empresa de informática". Estoy preparando un post sobre C# 4.0, y otro sobre el ADO.NET Entity Framework. Y actualizaciones para el curso de ADO.NET sobre concurrencia en Windows Forms (concurrencia mediante delegados, InvokeRequired, la clase Interlocked, E/S asíncrona, y esas cosas).

sábado, noviembre 01, 2008 10:18:00 p. m.  
Blogger Carlos G said...

Excelso Ian!!!

Excelente artículo, una definición por demás adecuada la de la metáfora de los escarabajos peloteros. Apoyo la moción del libro sobre "Cómo no dirigir una empresa de informática"... y es en serio. De hecho incluso apoyaría la inclusión como libro de texto obligado en las escuelas y facultades del ramo.

Particularmente me han parecido estupendos los artículos que has estado publicando de esta serie de los pecados capitales, por favor continua con estos. Son un verdadero deleite leerlos.

Un saludo

domingo, noviembre 02, 2008 9:41:00 a. m.  
Blogger Ian Marteens said...

¡Gracias, Carlos!

Apoyo la moción del libro

Va en serio. Creo que el truco está en que pueda ser leído tanto por jefes como por empleados. Tengo varios fragmentos ya escritos. A ver qué sale...

domingo, noviembre 02, 2008 4:12:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home